Corregir la pisada

“Aprender a caminar” es algo que parece sencillo, pero no siempre lo es. Una mala pisada en la infancia, puede provocar dolores y lesiones en el futuro, no sólo en el pie sino también en el resto del cuerpo: tobillos, rodillas, caderas, espalda, incluso la mordida está relacionada con la pisada. Por tanto, es importante corregir la pisada desde niño y así evitar problemas en el futuro.

Sencillas rutinas, a modo de juego haciéndoles conscientes de su pisada y de su cuerpo desde pequeños, les ayudará a llevar un patrón de la marcha correcto y corregir la postura desde los cimientos del cuerpo.